0

Unicaja a punto de abordar el Huesa Arena

Publicado por el .

Buen partido de Unicaja el sábado en el Buesa Arena, a pesar de un primer cuarto horrible, y un bajón en el tercero, que seguramente fueron los impedimentos para cobrar pieza en una cancha que ahora mismo, está mucho más accesible que en los últimos años, con un Caja Laboral muy nervioso tras las muchas derrotas que está acumulando en su debe. Los hombres de Chus Mateo estuvieron con opciones de llevarse el partido hasta el final, pero al final no pudieron evitar la derrota en la última jugada.

Después de un primer cuarto horroroso, en el que la mayor cantidad de tiros lanzados, Unicaja no hizo sino llegar al final de los primeros diez minutos con unos porcentajes de tiro de alevines, y con una distancia en el marcador de once puntos a favor de los locales. Caja Laboral, sin hacer grandes alardes, estaba seleccionando mejor sus lanzamientos, y con Stanko Barak bien puesto en la zona, más los puntos que siempre acaban llegando de Fernando San Emeterio, hacían empezar a pensar en un partido como el que se marcó Unicaja entre semana. Pero después de la cal, llegó la de arena, con un segundo cuarto en el que basicamente empezaron a entrar todos los tiros que se habían marrado en el primero. Ahí destacaron dos nombres por encima de los demás: Tripkovic y McIntyre, que con sus triples, más la ayuda inestimable del de siempre bajo tableros, Joel Freeland, le dieron la vuelta al marcador, hasta marcharse al descanso con tres de ventaja, en un cuarto perfecto en ataque en el que se anotaron 30 puntos.

La segunda mitad arrancó igual de fría que el partido, con los dos equipos intentando anotar pero no pudiendo.  El reciente fichaje malagueños Gerald Fitch dio minutos de intensidad hasta ahí, pero no con puntos como se esperaba, sino una ingente cantidad de rebotes para un hombre de su altura. Con el choque en un quiero y no puedo por parte de los dos equipos, fueron los de Ivanovic los que dieron primero, con dos triples desde la misma esquina por parte de Marcelinho Huertas. Unicaja no supo responder a eso, y Caja Laboral culminaba la remontada de nuevo con San Emeterio en estado de gracia. El último cuarto, fue un de menos a más para los visitantes, que parecían empeñados en matar o morir desde la línea de tres puntos, aunque no estaban tan acertados como en el segundo cuarto. El que sostuvo al equipo, esta vez sí con sus puntos, fue Fitch, que se echó al equipo a las espaldas, y empezó a anotar una y otra vez, sin que ninguno de los defensores de Baskonia pudiera frenarle. Un triple suyo ponía el empate a falta de una posesión. Pero fue el base brasileño de Caja Laboral el que de nuevo sacó de apuros a los suyos, con un tiro de dos tras jugada ensayada, que le permitió a los locales llevarse la victoria final por 76 a 74.

Te puede interesar

Escribe un comentario