0

Similitudes entre la crisis económica y la crisis del Málaga

Publicado por el .

Cuando el Málaga fue comprado por el empresario catarí Al-Thani pareció abrirse una etapa histórica en el club y en la Costa del Sol. Vinieron jugadores de talla mundial como Van Nistelrooy, Cazorla o Joaquín. La ciudad se rendía a los pies del jeque como si del Mesías se tratase. En solo un mes lograba que todo el mundo lo recibiera con los brazos bien abiertos y tuviera las bendiciones de los alcaldes de Málaga, Marbella, el presidente de la Junta e incuso el lehendakari vasco.

Algunos incluso le llamaron Mr. Marshall. Todos se arrodillaron a su paso y varios meses después ganó nada menos que el concurso para ampliar el puerto de La Bajadilla. Su objetivo: construir un nuevo Puerto Banús. Hasta el Ayuntamiento de Marbella terminó asociándose con él. También sus planes contemplaban la construcción de una nueva ciudad deportiva en el Arraijanal y la Gerencia de Urbanismo se puso a negociar con los propietarios para hacerle la ofrenda a tan ilustre amo y señor. Había que brindarle esos terrenos en bandeja. ¿Está todo a gusto del señor?

Lo curioso es que a final de temporada el equipo clasificaba para la Champions… ¿Alguien en aquel momento aventuraría lo que pasaría solo unas semanas después? Pero de la misma forma inconsciente en que la gente creyó alguna vez que los pisos nunca bajarían de precio, el Málaga, sujeto a la suerte de otro ávido especulador, se venía abajo estrepitosamente. Los aficionados se preguntan ahora de quién ha sido la culpa, y no faltará quien les diga que han apostado por encima de sus posibilidades, que han creído en una burbuja, y que ahora lo que toca es pagar la factura de la fiesta. Que aquél que decía “otra ronda, que invito yo” es probablemente un experto más en el “simpa”.

Te puede interesar

Escribe un comentario