0

Invictos en la Euroliga

Publicado por el .

Carlos Jiménez cogiendo un rebote

Parece mentira que sea el mismo equipo que se arrastra de forma penosa por las canchas de la ACB, con dos victorias en nueve encuentros, pero el Unicaja demostró anoche que tiene dos caras, y la de ayer era la de Doctor Jekyll, porque se venció a un rival duro, como el Lietuvos Rytas, y eso supone que se consiga la quinta victoria, liderando el grupo B con solvencia y dejando casi hecho el pase a la siguiente ronda (el Top 16).

No obstante, se sufrió más de lo necesario al final del partido, y eso es otra de las asignaturas pendientes del conjunto de Aíto García Reneses, que ni siquiera en su mejor versión es capaz de ofrecer un partido redondo de principio a fin. La incorporación al equipo de todo un veterano como Larry Lewis puede hacer mucho bien a la templanza de un equipo al que le tiemblan las rodillas en cuanto el adversario aprieta en defensa y no entran un par de tiros seguidos.

Empezó el partido dormido, con los lituanos dominando en el marcador, pero entonces llegaron los triples de Carlos Jiménez y de Shammond Williams (otro acierto en la incorporación) y el Unicaja se marchó de diez puntos al final de la primera parte. Los visitantes, con el ex de Unicaja Bojan Popovic en la dirección, parecían haber tirado la toalla. Fueron al tran tran hasta el minuto 30, con la afición quedándose con los triples de su equipo, pero con los lituanos del mítico Kurtinaitis haciendo la goma. Y entonces vino la pájara de los cajistas, que llegó a hacer que el Rytas tuviera balón para ponerse arriba en el marcador a falta de cinco minutos. Por fortuna para Unicaja, no supieron gestionar sus oportunidades, y Taquan Dean selló el triunfo definitivo con un par de triples que dejaban el marcador final en 91 a 84.

Te puede interesar

Escribe un comentario