0

Alba Ballesteros, emprendedora, estilista y enamorada de Málaga

Publicado por el .

Alba Ballesteros es una canaria de nacimiento y malagueña de adopción que en pleno centro de la capital malagueña. Estilista, emprendedora y enamorada de su profesión, se aleja de los tópicos actuales que se le achacan a la juventud.

Comenzó desde muy jovencita, con 15 años a trabajar en los salones de peluquería. Los 17 marcó el momento de irse de casa para buscar por toda España como se estaba trabajando el hairdressing.

En uno de los bajos de esta crisis que amenaza con quedarse, septiembre de 2008, montó su propio negocio, Hándicap, donde se mezcla la peluquería y las galerías de arte. Su carácter de emprendedora quedó impreso en esta decisión que la basó en una lógica apabullante:

«Cuando tú abres un negocio en crisis, evidentemente vas a tener menos ingresos que si lo abres en pleno auge económico, pero a la vez juegas con una ventaja: tus gastos estarán más planificados, no se te irá la olla gastando en tonterías y serás más cuidadoso; esto te dará tiempo para organizar, adaptarte a tu negocio, coger nuevos clientes y así, cuando vengan las vacas gordas, estarás más preparado, maduro y con un piso sólido para hacer crecer tu inversión».

Alba monto Hándicap con una visión diferente al tópico habitual de las peluquerías. Aquí no hay revistas del corazón, las obras de arte con sus múltiples expresiones ocupan un lugar preferente. Antes de atender a sus clientes charla con ellos para intercambiar pareceres sobre sus preferencias o gustos, todo ello envuelto en la música favorita del cliente.

El carácter de Alba es crítico con determinadas cosas que ve en Málaga. Es su ciudad ideal a la que siente muy cercana, pero piensa que debía de cuidarse más la limpieza y el deterioro arquitectónico de la zona céntrica, lo antiguo no debe de confundirse con lo viejo, piensa. Las playas por otro lado podrían estar más limpias. Piensa que es básico para que los turistas no se vayan del centro de Málaga a buscar directamente las playas.

Alba observa una evolución positiva en los negocios de la zona centro, con bastantes aperturas en los últimos cinco años, con variedad en los servicios o productos que ofrecen y que están impulsando la ciudad. El diseño y la imagen se cuidan mucho más y sólo falta la clara implicación de las instituciones.

Te puede interesar

Escribe un comentario